sábado, 14 de mayo de 2011

14M: Suma y sigue a 40ºC

Con 40 grados en las calles de Sevilla, miles de empleados públicos de la Junta de Andalucía continúan sumando en pos de la meta. Ya hace tiempo avisamos que lo acontecido sólo era el comienzo. Hoy seguimos corroborándolo.

SEVILLA, 14 DE MAYO DE 2011

MANIFESTACIÓN DE CIUDADANOS-EMPLEADOS PUBLICOS, OPOSITORES…



Vídeo de la lectura del manifiesto



MANIFIESTO

Los años 2010 y 2011, en España, serán históricamente recordados por el acontecimiento de varios hechos cruciales. Y entre ellos, por su singularidad, ha de destacarse nuestra movilización y protesta que, por ser pionera y casi unánime, supondrá un hito en la Historia de este país.


Este movimiento surgió como consecuencia de un proceso perverso de deterioro de nuestra Administración Pública y de una clara vulneración del orden constitucional ejecutada por los gobernantes andaluces del PSOE, con la abstención de IU en el Parlamento, la participación de los dirigentes sindicales de UGT y CC.OO. y de la complicidad, en el necesario proceso de aprobación de las normas, de asesores jurídicos de la misma Administración y del Consejo Consultivo.


Nuestros gobernantes han dejado claro que, con la reordenación planteada, no pretenden la disminución del déficit público que pregonan. Lo que buscan es el blanqueo de empleo negro y el blindaje de sus puestos. Estamos convencidos de que la decidida apuesta que hacen por el despilfarro está motivada únicamente por el nepotismo, la ineptitud y la incompetencia que les adorna.


Nuestra actuación, inimaginable hace unos años, ha sorprendido a muchos sectores de nuestra sociedad: empleados públicos, medios de comunicación, grupos políticos, sindicatos, profesionales de otras administraciones, colegios oficiales y demás organizaciones, así como a la ciudadanía en general.


Han significado meses de reivindicaciones de derechos fundamentales, de lucha contra las inmunidades del poder público, de pretensiones de restablecimiento del orden constitucional y del Estado de Derecho, y de defensa de lo público.


Han sido días de asambleas y de reuniones interminables, jornadas de movilizaciones y protestas en la calle, con calor, bajo la lluvia o el frío, semanas soportando las mentiras e insultos de dirigentes sindicales y políticos, meses sufriendo el rodillo del poder ejecutivo con denuncias policiales y expedientes disciplinarios infundados, tiempos padeciendo el inexplicable abandono por parte de instituciones básicas como los Defensores del Pueblo Andaluz y Estatal, el Ministerio Fiscal, la Cámara y el Tribunal de Cuentas.


Han sido días para digerir la irresponsabilidad y la falta de solidaridad de algunos compañeros nuestros, conocedores de las consecuencias nefastas de este proceso, semanas de manipulaciones y de padecimiento de la presión de los medios de comunicación afines al gobierno andaluz, meses de compañeros que han dado mucho de su tiempo y de sí mismos y de otros compañeros que se han quedado en el camino (nuestro agradecimiento a todos ellos), dando ejemplo de tenacidad, coraje y valor, para conseguir la única salida que tiene este proceso absurdo e insensato -que nada tiene que ver con los objetivos que nuestros gobernantes dicen perseguir de ahorro económico, disminución del déficit público y eficacia del sector público– y que no es otra que la derogación de todas las normas relacionadas con este esquizofrénico proceso de reordenación del sector público andaluz.


Pero existe también, y es lo realmente importante, un lado valiosamente positivo en todo este movimiento: hemos conseguido informar, sensibilizar y concienciar a muchos sectores de nuestra sociedad que desconocían los oscuros objetivos de los gobernantes políticos. En este sentido, hemos contado con el apoyo de asociaciones, otros sindicatos y partidos políticos, de varios colegios oficiales y de la ciudadanía en general, que han abierto los ojos y descubierto las verdaderas pretensiones de estos gobernantes y dirigentes sindicales de pacotilla.


Hemos recorrido mucho trayecto juntos, y aunque nos han puesto demasiadas piedras en el camino, nos encontramos en un momento trascendental: hemos activado los resortes del único poder público que puede poner freno a este proceso destructivo del gobierno andaluz: el Poder Judicial. ¡¡Y tenemos fundadas esperanzas de que lo vamos a conseguir!!


No es el momento de ponerse a dudar si debemos seguir adelante, porque nuestros gobernantes, con su actitud arbitraria, insolente, prepotente, altanera y aplastante, no han vacilado ni un instante en seguir con la reordenación, desoyendo nuestras voces y pisoteando nuestra Constitución y el resto del ordenamiento jurídico, con una total irresponsabilidad y falta de respeto a la ciudadanía, algo inconcebible para el que dispone de un mínimo de valores y de ética.


Por todo ello, nos planteamos los inevitables interrogantes: ¿Estamos, o no estamos ante un auténtico expolio de la Comunidad? ¿Supone, o no, una “alta traición” a los cimientos del Estado de Derecho y a los ciudadanos? ¿Qué cotas de irresponsabilidad han de alcanzarse para que las instituciones competentes pongan fin a este saqueo del erario público? ¿Ninguna institución pública tiene nada que decir y que hacer? ¿Cuántas subidas de impuestos -directos e indirectos- y de precios tendremos que sufrir de nuevo los ciudadanos para costear esta Andalucía hipotecada y por cuánto tiempo? ¿Cuántas prestaciones sociales más habrán de recortarse?


La ciudadanía debe reaccionar ante la apropiación y despojo de “sus bienes”, los públicos, porque cuesta digerir este latrocinio, y cuesta entender aún más las acciones y omisiones de demasiados políticos, funcionarios y ciudadanos, que participan o colaboran en el proceso.


Por todo ello, los empleados públicos, los opositores y la ciudadanía andaluza salimos de nuevo a manifestarnos hoy en Sevilla:


-Contra la corrupción y el despilfarro en la Administración.

-Contra el enchufismo.

-Contra la Administración Paralela, que escapa del control administrativo y de fiscalización previa de la Administración Pública de la Junta de Andalucía.

-Contra los sindicatos que no nos representan y que nos han vendido por un puñado de subvenciones.

-Contra los que vulneran la Constitución y la Ley.

-Contra la desordenación del sector público y la politización de los servicios públicos.


Luchamos y seguiremos luchando:

-Por una Administración eficaz, transparente, imparcial, profesional, objetiva y no politizada.

-Por el acceso al empleo público bajo los principios de igualdad, mérito, capacidad y publicidad.

-Por nuestros derechos como ciudadanos, empleados públicos y opositores, y en defensa del interés general, que es de todos y cada uno de nosotros.

-Por la dignidad del empleado público y porque se valore su fundamental papel en la sociedad.

-Por el respeto y el cumplimiento de la legalidad.

-Por una Administración pública de calidad y al servicio de la ciudadanía.

-Por nuestro futuro y el de las generaciones venideras de Andalucía.

Lo decimos y lo vamos a seguir proclamando alto y claro:


¡NO, a la Ley 1/2011 de Reordenación del Sector Público en Andalucía! ¡NO, a las Agencias!


Así lo ha visto la prensa:

ABC

DIARIO DE CÓRDOBA

EL CONFIDENCIAL

EL CORREO DE ANDALUCÍA

EL IDEAL

EL MUNDO 1

EL MUNDO 2

EL PAIS

EUROPA PRESS 1

EUROPA PRESS 2

LA RAZÓN

POR ANDALUCIA LIBRE


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario. Se publicará una vez moderado